sábado, 1 de abril de 2017

ESTRELLA 13


La Estrella es la luz del calendario maya que activa todo tu cielo interno de esperanzas y profecías que pueden cumplirse.


Último escalón de la secuencia del guerrero. Y se despide con toda la luz e intensidad que nos provee la estrella amarilla. Nos da la posibilidad de liberarnos de todas aquellas frustraciones que cargamos y no nos ayudan a dar vuelta de página. El lugar propicio donde los 4 elementos y las 4 esquinas del mundo.Esta frecuencia es importante porque nos habla de una gran trascendencia para la tierra y todos los involucrados que vivimos en ella. Es la esencia del príncipe celestial que llega en el momento justo a salvar su reinado.
Estrella 13 ayuda a trascender claramente todo aquello que nos hace pesar, resistir y genera amargura para limpiarlo con el poder del guerrero de luz. También nos enfrenta con aquellos mandatos y frustraciones ajenas, sobre todo familiares.

Sincro estelar
Visualizar todas las frustraciones que nos aquejan y liberarlas al universo concientemente. Respirar profundo y conectar con la esperanza y la fe. Abramos el corazón, creamos en la fuente estelar y permitamos que la luz atraviese nuestro Ser.

Código de luz
Armonías que aparecen en el momento indicado. Podemos amigarnos con lazos del pasado. El perdón es poderoso y el amor y la felicidad están presentes.

Bonus vibra13:20


Sin dudas, el Guerrero con toda su potencia y su espada de luz aguerrida, corajuda y llena de valentía fue desafiando los límites de la gravedad de Gaia, y de todos los que habitamos en ella. Nos ha dejado un saldo super positivo que seguramente podremos darnos cuenta en lo sucesivo del conteo.  Esta estrella sanará procesos de la infancia, adolescencia y adultez solitaria. Todos los procesos podrán sostenerse y la angustia será más liviana que de costumbre. Y cuando sintamos que la sombra aparece: escribamos, pintemos, gritemos, cantemos, creemos un espacio en el cuál podamos conferir situaciones netamente amorosas, creativas y llenas de luz.

Archivo:  Federico De Robertis

Abrazo de luz!

Andrea