sábado, 31 de diciembre de 2016

2017


Este año se vuelve tan extraño estar en este aquí y ahora, escribiendo estas líneas.  Nunca imaginé, ni en pesadillas encontrarme en este espacio, pero sucedió, tal como decía Federico "lo inevitable sucede", hagamos lo que hagamos, porque forma parte de un espiral de evolución que va mucho más allá de lo que nuestras mentes, corazones y deseos quieren.  Son elecciones álmicas que realizamos en otro espacio para poder seguir nuestros caminos.

Ha sido un año de gran intensidad, con sucesos que impactaron por la velocidad con la sucedieron, vertiginosos, en todos los ámbitos, desde lo macro a lo micro.  Como si cada situación fuera parte de una película que no es real.  Procesos internos para los cuales no hay tiempo para asimilar, procesar, comprender.  

Federico siempre nos traía antídotos para tratar de salir lo más airosos posible de esta experiencia humana, en estos momentos tan importantes de evolución.  Les acerco unas palabras que extraigo de sus libros que como siempre aplican totalmente a este momento:

"Aprovechemos este nuevo tiempo para ser diferentes, para salir de la oscuridad, para dejar de nadar contra la corriente.  Es un despertar álmico grandioso, y no lo reviviremos mortalmente hasta otra cuenta larga.  Tal vez, si lo vivimos así, será más fácil y cómodo para nuestras mentes y sonreiremos un poco más.  Si bien vivimos tiempos de caos y donde todo pareciera querer explotar, acondicionaremos el fluir de cada paso que damos y disfrutaremos y estaremos orgullosos por esta encarnación, que es única e irrepetible.  Si nosotros quisimos estar acá, ¿por qué nos quejamos una y otra vez?  Tomemos el toro por las astas y vehiculicemos desde el amor, la comprensión, la ternura aquellos aspectos en déficit para ser lámparas que podamos alumbrar el camino andado, el camino de los otros y el gran camino blanco maya de los sabios ancestros, el Sac be de bendición y de reconexión con los hilos del alma. 

Levantemos las manos, los corazones y el espíritu que clama por salirse de las fronteras conocidas y activemos en cooperación el gran entramado de energía que nos tiene preparado este plan sagrado.  Sólo es cuestión de recordar.  Y no importa con qué señal despertaste o qué técnica o práctica es mejor para liberar, porque volveríamos al ego.  No es tiempo de luchar contra la "mala educación" que nos ha impartido el sistema.  No supimos, no quisimos, no concientizamos y ahora estamos al horno de microondas, donde todo se acelera y toma carácter desafiante para el desarrollo de los días.  Ya no es momento de mirar hacia atrás, ya no podemos voltear la cabeza y seguir con los pensamientos lineales y retro.  Vamos hacia nuevos portales dimensionales donde curaremos heridas sin darnos cuenta,  donde seremos felices por el sólo hecho de ser felices, porque está pautado que así sea.

Para estar en resonancia, lo importante es saber que somos luz.  No por lo que tenemos o poseemos, sino por lo que somos en esencia y por lo que vinimos a hacer.  Somos luz: para poder entrar en conciencia expandida y hacer uso positivo de esa luz basta con saberlo."

Desde su luz, Federico sigue presente, guiando desde su Estrella...esa Estrella Álmica tan brillante.  

Muchas gracias a todas las personas que cada día ingresan al blog, siguiendo el conteo y las enseñanzas de Federico.  A quienes hace años lo vienen siguiendo y a las nuevas personas que lo "descubren", a aquellas que compran sus libros porque "algo les resuena" sin haberlo conocido y a quienes tienen todos sus libros.  A todos los fieles oyentes de USB, ese ciclo tan mágico.

Les deseo que el próximo año puedan resonar cada vez más con su corazón, sin demoras, sin dudas, ni temores porque las transformaciones ya están aquí, las oportunidades ya están aquí.  

Que puedas recibirlo con gran Esperanza, Paz y Armonía!

Muy FELIZ 2017!

Bendiciones!

Andrea

PD:  esta foto la publicó al final del 2015...