viernes, 5 de diciembre de 2014

DRAGÓN 11


El espiral del origen de los tiempos cuenta con el dragón celestial. Permite que podamos nacer una y otra vez hasta despejar el sendero kármico.


El dragón genera la confianza que necesitamos para avanzar en los caminos de la evolución espiritual y al mismo tiempo nos ayuda a prender la llama de la sabiduría ancestral.
El 11 es la oportunidad de liberar y desapegar todo aquello que pesa, desgasta y nos interfiere en el camino del progreso. Es el centrifugado kármico que nos presenta la rueda de la vida, donde todo vibra en constante ritmo.
En dragón 11 tenemos la posibilidad de remover las sombras que cubren el ego y alzarnos con los éxitos de habernos gestado y encontrado internamente. Renacer y alimentar el espíritu.

Llave del dragón:
Ofrendemos palabras o elementos naturales y dancemos un baile sin retorno hacia nuestras raíces más esenciales. Es tiempo de sanación de los mundos materiales y espirituales. Entregar al universo cada pensamiento y cada acción para que nos traiga lo mejor para cada uno de nosotros.

Clave
Es importante no especular y sentirnos libres de emociones negativas y rencores.
Aceptar y soltar son las claves de este día.