martes, 28 de octubre de 2014

NOCHE 12



La noche nos otorga la energía para internarnos en la cueva del inconciente. Aporta luz a todos los procesos de nuestra interioridad.


La noche cristaliza los sueños de aquellos que se animen a pedir y recibir ayuda, creando a su vez "dharma" como consecuencia de la colaboración desinteresada. El 12 es la fase donde nos dedicamos a colaborar con los demás, es la antesala para trascender nuestro propósito, alcanzar el objetivo depende en gran parte de sumarnos a que todos logren superase. Hoy más que nunca se disuelve el egoísmo si nos animamos a ser canales dimensionales de la abundancia universal.

Noche 12 nos ayuda a seguir un plan ordenado y funcional para que podamos canalizar la plenitud. Tenemos que descansar en la cueva nocturna, abrir las puertas de nuestra imaginación para que podamos ver nuestro propósito realizado, dejando entrar la luz a nuestro inconsciente. Traumas, temores, vergüenzas se liberan en el agujero negro de la noche. La mejor forma de llenar ese vacío es "dar".

Llave nocturna
Compartir, participar y producir un bien en común son el mayor alimento para el alma. La cosmovisión maya nos recuerda que todos venimos del mismo lugar de eternidad de donde provienen los abuelos.
Tener un momento de introspección, preferentemente mientras el sol y la luna se encuentran en el cielo potencia nuestra imaginación.

Clave
La vibración eleva nuestra energía si seguimos el plan del día: "universalizar la abundancia" Posibilidad de amor, contención y conexión.