jueves, 20 de marzo de 2014

DRAGÓN 11


El espiral del origen de los tiempos cuenta con el dragón celestial. Permite que podamos nacer una y otra vez hasta despejar el sendero kármico.

El dragón genera la confianza que necesitamos para avanzar en los caminos de la evolución  espiritual y al mismo tiempo nos ayuda a instalar la llama de la sabiduría ancestral.
Este es el día de la nutrición interna. Con el pulsar universal llegan hacia nuestras almas ondas de contención y armonía.

El 11 es la oportunidad de liberar y desapegar todo aquello que pesa, desgasta y nos interfiere en el camino del progreso. Es el centrifugado kármico que nos presenta la rueda de la vida, donde todo vibra en constante ritmo.

El dragón nos enseña a fortalecer la confianza en el momento indicado y a entender que todo pasa siempre para aprender la lección. Seamos buenos alumnos y co-creemos en este mar primordial de armonía, el nuevo Ser que llevamos dentro.

Llave del dragón:
Ofrendemos palabras o elementos naturales a la pachamama y dancemos un baile sin retorno hacia nuestras raíces más esenciales. Es tiempo de sanación de los mundos materiales y espirituales. Entregar al universo cada pensamiento y cada acción para que nos traiga lo mejor para cada uno de nosotros.

Clave
Renacer y alimentar el espíritu.