lunes, 17 de diciembre de 2012

NOCHE 8


La noche nos otorga la energía para internarnos en la cueva del inconciente. Aporta luz a todos los procesos de nuestra interioridad.


Siguiendo el conteo del Tzolkin’ estamos en la segunda fase de la secuencia del Guerrero, en donde la noche protagoniza la realidad que vivimos bajo los aspectos de la creación.
Hoy es un día portal, esto significa que la energía se potencia en 13 como fractal. Se abre los caminos del universo, los 13 cielos nos escuchan para que nuestros pedidos tomen curso y se cumplan.

Cada vez que caigamos en un kin portal el día será más intenso, dinámico y complejo. Pero al mismo tiempo es una activación galáctica que no debemos perdernos.
La noche nos invita a su espacio sagrado, silencioso, meditativo e introspectivo, donde los sueños pueden concretarse.

Es un buen momento para tomar las riendas de la capacidad interna y convertirnos en protagonistas y responsables de cada acto que realizamos. Ley de abundancia y prosperidad universal.
El 8 habla de poder integrar aspectos de dualidad para que sean unificados y que vivamos como seres de luz.  El 8 es la realidad, el entorno, los frutos que poco a poco pueden empezar a recolectarse y la plena esperanza de crear una vida diferente a cada momento. Es el tonal de regeneración, de toma de responsabilidad y de asumir cuentas pendientes para no tener luego saldos en contra.

Llave del sueño de la noche:
Ir hacia dentro...pero sin quedarse pegado al pasado ni al dolor viejo. Entregar situaciones dudosas o grises a Hunabku desde el chakra del plexo solar para liberar interferencias de concreción. Inhalar y exhalar profundo alimentando el plexo de luz. Nuestra vida puede cambiar a cada momento si dejamos de quejarnos y alimentarnos de noticias malas.

Hoy debemos reposar, aceptando la realidad impuesta y no propagar aún más lo que ya ha sido negativizado. Acompañemos sin quedarnos con la carga de lo que no podemos solucionar directamente.

Clave
Los miedos pueden alejarse o destaparse. Cambia el enfoque diario de ver las cosas. Es tiempo de pensar en verde, llenos de calma aunque las variables externas no funcionen.