lunes, 26 de noviembre de 2012

VIENTO 13



El viento acaricia nuestras almas y comunica el espíritu de la trascendencia a través del contacto con la fuente universal.

Hoy termina la secuencia encantada del perro. En estos trece días hemos tenido la oportunidad de reencontrarnos con el poder más grande que posee el hombre " el amor”. Esa fuerza incondicional que nos une, impulsa y conecta. La infinita vibración que nos libera de razones lógicas, imposiciones y represiones, aquello que inevitablemente acompaña cada respiración, cada latido: desde el corazón de la galaxia hasta el centro de nuestro pecho a cada instante se crea un nuevo comienzo, la oportunidad de evolucionar y recrear nuestra historia, sigamos el impulso y desde la luz del amor proyectemos toda nuestra emergía para que se expanda y comparta de manera positiva para todos, y en todos lados.

El viento baila en nuestro interior y nos invita formar parte del sagrado ritual entre el ritmo de nuestro corazón y el celestial mensaje que este poderoso elemento transporta.

Volando por los aires llega el viento y girando en espiral por nuestra garganta hoy nos pide que como broche de oro revisemos nuestro plano mental y emocional para todo aquello que venimos conteniendo: ideas/ proyectos, sentimientos /secretos tristeza/alegrías y toda emoción que por pudor o temor al rechazo haya sido reprimida se exprese. Apelando al amor propio que este fiel perro nos ha ayudado a recuperar, confiemos en nuestro instinto y demos el mensaje divino que hoy resuena en nuestro interior.

Llave aérea
Conectemos con la vibración del viento en nuestro cuerpo, en las principales articulaciones, visualizando como con cada respiración aumenta nuestra luz interior, purificando nuestro aire y dándonos la confianza suficiente para permitir que fluya esta energía hacia afuera, compartiendo con sabios consejos y palabras de amor nuestra gratitud por cada experiencia que el universo nos regala.

Clave
palabra justa y sabia