viernes, 30 de noviembre de 2012

SEÑALES

"Ante un desengaño, un fracaso, un accidente, a veces pensáis:
«Sí, es cierto, algo me había advertido. ¡Era como una voz en mi
interior, pero tan débil, tan suave!...» Y vosotros no quisisteis
oír esta voz que quería preveniros y preferisteis seguir las
voces que os hablaban muy a menudo y con gran fuerza para
induciros a error.
 

Pues bien, sabed que el Cielo habla suavemente y sin
insistencia: dice las cosas una vez, dos veces, tres veces,
después se calla, y peor para vosotros si no le hicisteis caso.
Sí, la voz del Cielo siempre es extremadamente suave, melodiosa y
breve. La intuición no insiste mucho más. Y si no estáis atentos,
si no distinguís esta voz, porque el estruendo de vuestros deseos
y de vuestras codicias retiene vuestra atención, no os quejéis si
os extraviáis."

Omraam Mikhaël Aïvanhov