jueves, 19 de abril de 2012

DRAGÓN 13


El espiral del origen de los tiempos cuenta con el dragón celestial. Permite que podamos nacer una y otra vez hasta despejar el sendero kármico.

Fin de la secuencia de la luna.

Hemos llegado al último escalón de la purificación emocional, ha sido un ciclo de mucha intensidad y movimientos tanto internos como externos. Las aguas han limpiado las calles, las plazas, los animales y a las personas. Pero como el elemento del planeta tierra está en decadencia hemos transitado inundaciones, anegamientos y sinsabores que nos han dejado saldos muy negativos.

El hombre debe entender que ha comenzado hace un tiempo una re-construcción de la energía y un reordenamiento de frecuencias que traerán estos malos tragos y movimientos de la naturaleza.

El dragón genera la confianza que necesitamos para avanzar en los caminos de la evolución espiritual y al mismo tiempo nos ayuda a instalar la llama de la sabiduría ancestral.

El dragón tiene el poder cobijarnos y asumir nuevas responsabilidades y compromisos emocionales.

El 13 es el final de una secuencia espiralada maya y la frecuencia más alta de todas. Cósmico, trascendente, sagrado y esotérico. Es el escalón de la felicidad y de la misión concluida, cierre de ciclos y apertura de nuevos niveles de conciencia.


Llave mítica del dragón:
Al dragón le gustan los rituales y los misterios de la tierra. Ofrendemos palabras o elementos naturales a la tierra y dancemos un baile sin retorno hacia nuestras raíces más esenciales. Es tiempo de sanación de los mundos materiales y espirituales. El dragón nos enseña a fortalecer la confianza en el momento indicado y a entender que todo pasa siempre para aprender la lección.

Seamos buenos alumnos y co-creemos en este mar primordial de armonía, el nuevo Ser que llevamos dentro.


Clave
Cierre de ciclos positivos que dejan alegrías y sensaciones des buenas.
Es importante no especular y sentirnos libres de emociones negativas y rencores.