lunes, 16 de enero de 2012

ESTRELLA 11


La Estrella es la luz del calendario maya que activa todo tu cielo interno de esperanzas y profecías que pueden cumplirse.

La estrella es la luz del calendario maya y nos provee la intensidad que nos lleva a creer en el Universo a cada momento del día. Es importante saber que este momento, además de estar transitando la secuencia del espejo, nos da la posibilidad de liberarnos de todas aquellas frustraciones que cargamos y no nos ayudan a dar vuelta de página.

Estrella 11 ayuda a identificar claramente todo aquello que nos hace pesar, resistir y genera amargura para limpiarlo con el poder de corte que trae esta vibración.
También nos enfrenta con aquellos mandatos y frustraciones ajenas, sobre todo familiares. Y que por cierto, tenemos que diluirlas y dejarlas en este peldaño sino la tarea del día se vuelve agónica y con poco vuelo.

El 11 es un tonal disonante, de gran profundidad y con la promesa cierta de desapegar de nuestros cuerpos dimensionales todo el residual absorbido durante años, décadas o de otras vidas. Es un número que está relacionado con el karma personal y/o planetario.

En negativo es un día de queja, pesimismo y pensamientos melancólicos que nos distorsionan la ruta que transitamos. Estrella 11 nos prepara para no renunciar antes de tiempo y para creer nuevamente en lo que nos tiene preparado el universo, derribando el control que queremos ejercer a través del ego y de victimizarnos para llamar la atención.

Llave estelar
Hoy tenemos a disposición una gran cantidad de energía al servicio de tomar decisiones que generen un verdadero cambio en nuestras conductas.
Lamat se encuentra potenciada y al mismo tiempo irradia una energía que eleva el sistema de defensas energético.

Clave
La clave es conectar con el arte, lo armónico y el servicio y entrega hacia los demás. Encontrar la felicidad en las pequeñas cosas que nos brinda el día. Activar los aspectos positivos por más mal momento que estemos transitando. Mantener la posibilidad de esperanza y fortalecer la fe.