miércoles, 21 de diciembre de 2011

VIENTO 11


El viento acaricia nuestras almas y comunica el espíritu de la trascendencia a través del contacto con la fuente universal.


El viento vuela con total libertad y expresa las sabias palabras que el universo le trasmite por medio del sutil elemento. Convertirnos en celestiales mensajeros es la tarea que hoy se nos pide.

El 11 es un número de limpieza, desapego y de gran potencia. Libera nuestras intenciones, ofrendando al universo toda acción negativa que haya quedado pendiente en nuestra mente o simplemente como carga del pasado. Esta fase suele ocasionar contradicciones ya que ubicarnos en una actitud pasiva frente a nuestro objetivo parece generar estancamiento e involución. Pero si llegamos a este peldaño de esta secuencia, viviendo a conciencia, pasaremos a conectarnos con el gran " Hunabku" señor sol creador y fuente de vida universal. Confiar y liberar es hoy nuestra misión y el viento nos dice como.

Ik circula por nuestro organismo trasportando el mensaje universal. Nos
refresca con su aire puro y hace eco en nuestro pecho, amplificando nuestros latidos para que cada palabra exprese amor y pureza. El viento nos pide abrir la mano para recibir la ayuda indicada. Pongamos la atención en expresar y trasmitir una positiva, alentadora y nutritiva información.

Llave viento
En tiempos en donde todo se reduce a mandar mails o mensajes debemos conectar con esta frecuencia para hacer honor al verbo y la palabra.
Hoy marquemos la diferencia siendo activos portadores de la comunicación asertiva. Desanudemos nuestra garganta y que gire en espiral el chakra laríngeo expandiendo su energía a cada persona que se interese en recibir una simple expresión de luz!

Clave
Comunicar es la clave: decir lo que sentimos, crear redes de información y sobre todo estar también dispuestos a escuchar. Disolver el nudo en la garganta será una saludable sensación de quienes hoy digan que si a la luz el amor y la plena abundancia interna.