sábado, 17 de septiembre de 2011

Un nuevo planeta con 2 soles


Bajo la articular denominación de Kepler-16b, se encuentra un planeta que hasta ahora estaba exclusivamente en el dominio de la imaginación y de las películas: un planeta frío y gaseoso, pero con dos soles que lo iluminan.

Por esta característica única los memoriosos recuerdan a la película "La Guerra de las Galaxias", y el mundo donde nació uno de sus protagonistas, Luke Skywalker. Ese planeta de ficción se llamaba Tatooine.

Como ese mundo imaginado por el director George Lucas, Kepler-16b disfruta diariamente de una doble puesta de sol, ya que orbita no a una sino a dos estrellas. Y este trío se encuentra a unos 200 años luz de la Tierra.

Por supuesto aunque no se espera que haya vida en Kepler-16b, su descubrimiento demuestra la gran diversidad de planetas que habitan nuestra galaxia.

"Kepler-16b es el primer ejemplo confirmado e inequívoco de un planeta que orbita dos estrellas", afirmó Josh Carter, profesional del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA), de EE.UU.

"Una vez más estamos encontrando que nuestro sistema solar es apenas un ejemplo de la variedad de sistemas planetarios que la naturaleza puede inventar."

Carter es uno de los autores del estudio que detalla este descubrimiento y que se publicó en la edición del 15 de septiembre de la prestigiosa revista científica Science.

Sus características

Kepler-16b pesa alrededor de un tercio de nuestro vecino Júpiter y su radio es de tres cuartas partes de la de dicho planeta, de donde se deduce que es equivalente a Saturno en masa y tamaño. Además, orbita a sus dos estrellas "madres" cada 229 días, a una distancia de más de 100 millones de kilómetros, similar a la de Venus con el Sol.

Ambas estrellas son más pequeñas y más frías que nuestro astro rey. Y como resultado Kepler-16b es muy frío, con una temperatura superficial de alrededor de -90° Celcius.

El descubrimiento se hizo a través de la misión Kepler de la NASA que detectó al planeta a través de lo que se conoce técnicamente como "tránsito planetario", evento en el que una estrella se atenúa cuando un planeta cruza frente a ella. El descubrimiento, de todos modos, fue complejo por el hecho de que ambas estrellas se eclipsan mutuamente en forma periódica, haciendo que el brillo total se atenúe.

Yahoo.com