viernes, 2 de septiembre de 2011

Humano 5


La energía del humano nos abre el camino de los cambios para mantenernos en eje con nuestra misión personal. Luego de un gran trabajo aparecerá la victoria.


El humano despierta nuestro destino, activa el libre albedrío y la voluntad para que podamos actuar en consecuencia a nuestra misión de vida. Humano 5 nos ofrece la posibilidad de comandar nuestra autoestima y profundizar en la sabiduría ancestral.
Es el camino de los ancianos mayas, de los abuelos y de las raíces. Nuestros guías nos auguran un buen comienzo para adentrarnos en el camino espiritual. Nos hace permanecer centrado en el aquí y ahora de nuestra existencia.

El tono 5 es el centro de la cruz, aquí los 4 elementos se funden en el corazón equilibrador y co-crean nuestra identidad. Desde este espacio sagrado conectamos con nuestros 5 sentidos y comandamos esta experiencia de vida desde el poder personal que nos fue otorgado. amor propio, compromiso con nuestra evolución y estima toman un nuevo significado al entender que somos instrumentos divinos, hechos a medida y semejanza, los unos de los otros reflejando la energía superior que nos asiste y bendice a cada instante.
También es el día del comercio, el intercambio y los negocios. Para activar, proyectar o plasmar la materia.

Llave humana:
Tomar unos minutos para meditar o simplemente desacelerar la mente. Mantener este estado de integridad y conciencia a cada momento y expresar nuestro equilibrio interior siempre que se presente la oportunidad de reafirmar nuestra tolerancia, respeto y paciencia. Visualizar luz en nuestra mente, sellar un círculo sagrado a nuestro alrededor y prevenirnos así de toda la tensión del ambiente. Pedir inspiración y seguir el llamado del corazón con nobleza y humildad. Pedir por los guías y dirigentes sociales. Para que actúen con disciplina y respeto.

Clave
Aprendamos a manejar las emociones. Es un buen momento para liberar todas aquellas culpas que han quedado en el fondo de la memoria. Oportunidad para detectar cuál es la emoción discordante dentro del sistema emotivo.