jueves, 22 de septiembre de 2011

HUMANO 12


La energía del humano nos abre el camino de los cambios para mantenernos en eje con nuestra misión personal. Luego de un gran trabajo aparecerá la victoria.

Día de gran servicio para los otros, la comunidad y los pueblos. Los caminos comienzan a abrirse para que podamos liberarnos de cadenas, ataduras y prejuicios sociales. Nueva etapa para desarrollar nuestros objetivos y re-encauzarnos libres de patrones de kármicos.

El humano nos ofrece la libre voluntad y libre albedrío creando una red espiritual que permite despertar la conciencia.
Hoy es un buen día para activar el respeto en todos los órdenes. Hacernos respetar y respetar a los otros. Cumplir con la palabra, comprometerse con los ideales y resignificar lo que realmente queremos para nuestras vidas. De esta forma estaremos en sintonía y en equilibrio con nuestra energía.
El 12 marca la reunión, cooperación y dinámica de grupos. El clan, la familia, la tribu.
Juntarse, reunirse, protegerse, amarse y expandirse.

Nos convertimos en faros de luz, nuestra energía positiva se derrama sobre la tierra, en cada paso que damos y ella lo agradece sanando sus heridas y dándonos sus frutos. Gracias por cada pensamiento positivo y de Amor que hayas tenido en tu vida, la red se construyó y la tierra no desaparecerá y los Trabajadores de la Luz tampoco

Llave humana
El humano simboliza el camino de los cambios y el sendero espiritual. Nos da la fuerza para clarificar el norte y desandar todo aquello que nos trae bloqueo.
Buen momento para dar un mensaje a gran escala. Que se escuche y llegue a cada rincón donde vayamos. Un mensaje de sanación para el cuerpo y el alma.
Es un momento importante para marcar la diferencia con todas las letras, realizar modificaciones que traerán en el futuro grandes aperturas.

Clave
El humano es el cáliz universal donde se guardan todos los conocimientos de la existencia. Nos permite estar alertas ante situaciones complicadas y/o violentas.
Oportunidad para comunicar mensajes que llegan a lo más profundo del corazón.