viernes, 20 de mayo de 2011

El camino de la sanación


Nada de lo que ha pasado ha sido fácil en las últimas secuencias.
Si sigues el camino de tu alma siempre serás bienvenido y todo fluirá sin trabas, sin envidias ni terceros que nos interfieran en la vida o que la quieran tomar prestada.

Estoy convencido que estaremos más fuertes para los grandes cambios y también sé que el camino siempre nos es mostrado por Dios y nuestros guías que ayudan y asisten todo el tiempo.

La historia recién comienza, sin embargo, esta última misión personal, está llegando a su fin en un par de días. He recibido el mayor bautismo que se puede recibir una vez que has transitado el famoso camino blanco del que hablaban los mayas. Ahora estoy preparado para tejer los hilos del tiempo y en ese destino me siento parte del todo, y al mismo tiempo, los guías y los dioses así lo quieren.

Pongamos en funcionamiento nuestro propio plan de salvación. Está en cada uno de nosotros poder concretarlo dentro del amor, el respeto y la suma de nuestras almas que buscan otro tiempo mejor que este pasado que hemos tenido.

Cariños para todos,

Federico.